Páginas vistas en total

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Las Ilusiones IV (Ilusiones Multisensoriales I)

Nuestro cerebro posee una función tan compleja como interesante. Mientras nosotros interactuamos con el mundo él, entre otras cosas, se dedica a integrar la información procedente de varios sentidos.
El cerebro se dedica a combinar, por ejemplo, lo que vemos con lo que oímos en una misma percepción sensorial. Eso quiere decir que si vemos a un perro y oímos su ladrido, no vemos su figura por un sistema sensorial y oímos el sonido que produce por otro. Simplemente vemos y oímos a un perro ladrar en una misma zona multisensorial del cerebro (en este caso el sonido sigue su camino dentro del cerebro, la imagen también pero se terminan por juntar en un área terciaria de integración multisensorial, dicho de una manera mas científica. También se da debido a que, por ejemplo, en nuestro sistema visual, tenemos neuronas dedicadas explícitamente a la información visual y otras neuronas multisensoriales capaces de procesar las demás modalidades sensoriales. Esto pasa en todos los sistemas sensoriales, no solo en el visual).

Los sentidos interactúan de tal manera que somos capaces de saber como sabe un alimento solo por el sonido que produce. Lo mismo sucede con la piel y el sonido, el simple hecho de juntar los labios para soltar el pequeño soplo de aire cuando decimos una palabra que comienza por la letra "p" nos indica que se trata de una palabra que comienza por dicha letra (debido a que se activan los mecano-receptores de los labios). Sin embargo si no juntásemos los labios ni soltásemos ese pequeño soplo de aire, aunque sepamos que queremos decir una palabra que empieza por "p" probablemente escuchemos una palabra que empieza por "b" (debido a que, al no juntarse, los mecano-receptores de los labios no emiten ningún tipo de información).

Es curioso saber que el cerebro puede llegar a integrar tanto la vista y el oído (por ejemplo) que nos provoque lo siguiente: Usted puede llegar a ver un fogonazo de luz sin escuchar nada y saber que se trata de un solo fogonazo. Sin embargo, si usted mira ese mismo fogonazo de luz y a la vez escucha tres pitidos intensos, hay una alta probabilidad de que usted vea 3 fogonazos donde solo hay uno (he aquí una ilusión multisensorial).

También nuestros ojos pueden engañar a nuestro oído. Pongamos que en una proyección aparece un hombre diciendo da-da-da. Al cerrar los ojos escucharemos ba-ba-ba e incluso si quitamos el sonido y le leemos los labios claramente el hombre nos estará diciendo ga-ga-ga. Esto se produce por el simple hecho de que nuestro cerebro toma atajos para ofrecernos percepciones limpias, claras y rápidas. El problema viene cuando le suprimimos un canal sensorial (al cerrar los ojos o al quitar el volumen) y "liamos" a nuestro propio cerebro (este dará la respuesta rápida que desea dar, pero inexacta). Probablemente algún lector se atreva a desafiar al ser humano ofreciendo la solución de procesar la información perceptiva de un modo mas lento y de ese modo solucionar el "problema". Pues bien, si su antepasado, querido amigo, hubiera procesado esta misma información de manera mas lenta, como usted indica, cuando había animales salvajes merodeando cerca suyo, la naturaleza le hubiera comido en cuestión de horas (nunca nos debemos olvidar de los factores evolutivos).

Es posible que lo que oigamos influya también en nuestro tacto. Si nos frotamos las manos cuando el sonido se dispersa en frecuencias altas notaremos estas más ásperas. Por el contrario, cuanto mas bajas sean las frecuencias mas nos parecerán que son suaves (nuestras manos).

Hablando un poco de modalidades sensoriales, me gustaría hablarles, ya para terminar, de algo llamado "sinestesia". Existen en nuestro planeta personas con percepciones sensoriales extraordinarias y únicas, los sinestesicos, debido a su percepción de modalidades sensoriales cruzadas. ¿Qué quiere decir esto? Aunque parezca increíble, hay personas que tienen sus sentidos cruzados y ven sonidos, escuchan colores, sienten palabras...etc. Un sinestesico puede percibir letras y números de un color determinado, pueden deprimirse al mirar hacia el norte e incluso, se han dado casos de niños sinestesicos que son capaces de aprender un idioma sin conocer una sola palabra del mismo simplemente porque las ven como colores y saben que, por ejemplo, el rojo va detrás de verde y antes del amarillo (siendo estos colores palabras y consiguen, de manera increíble, formar frases en idiomas desconocidos para ellos).

En fin se que dejaros así da un poco de rabia, pero la sinestesia abarca demasiados conceptos (es uno de los hechos mas interesantes en psicología) y prefiero dejarlo para desarrollarlo bien en el siguiente post.