Páginas vistas en total

jueves, 3 de diciembre de 2015

Las Ilusiones II (La Buena Continuidad)

Continuando un poco lo que comentamos en el anterior post, vamos a aclarar un poco un proceso que llevamos a cabo en todo momento.

Es lo que nos gusta llamar "La buena continuidad" (ese proceso de rellenado de información perdida).

Así es como nuestro cerebro hace que un sistema visual insuficiente nos proporcione una visión tan detallada en un mundo tan grande y complejo en el cual nunca vamos a ser capaces de observarlo todo. Al observar cualquier paisaje abierto o cualquier obra de arte muy detallada nuestras retinas obtienen información de una parte muy pequeña de la escena visual (y si, es el cerebro el que, por inventiva propia, forma el paisaje completo. ¿Increíble verdad?).

Para saber hasta que punto es inteligente nuestro cerebro podemos taparnos los ojos por completo, usar una ausencia de sonido (no por demasiado tiempo ya que tendría efectos muy perjudiciales) o bien un sonido estático y sin significado y ver, realmente, como nuestro cerebro comenzara a formar imágenes inventadas provocadas por la falta de información obtenida de medios externos a nuestro propio cuerpo. Acostumbrado a recibir información el 100% del tiempo, ante una situación de información 0 no sabe como comportarse y crea su propia realidad formada a partir de información real o irreal sin hacer distinciones entre ellas (he aquí el porque de que al confinar en la más pura soledad a una persona le produce alucinaciones y delirios de todo tipo, además de brotes psicóticos).

La buena continuidad es, como hemos visto, un proceso del todo normal en nuestro día a día que con mucha facilidad nos engaña y ayuda a construir esa "realidad" tan particular que observamos.